Verónica Forqué, una vida de cine…, y tele

Lo avisó. Lo dejó entrever, precisamente en televisión, cuando anunció que no podía seguir participando en el concurso de TVE ‘Masterchef’. Porque estaba muy cansada. Y es que su enésima depresión podía hasta con sus ganas de disfrutar de un juego de cocina. Y así, la trágica noticia de su muerte ha sido la triste confirmación de que Verónica Forqué no podía más. Así, una actriz que ha caracterizado por la alegría que imprimía a sus personajes, ha sido incapaz de superar sus propios fantasmas. Y este lunes, 13 de diciembre, apenas 48 horas después de la entrega de los premios que llevan el nombre de su padre, ha aparecido muerta en su domicilio de Madrid.

La larga y brillante carrera de Verónica Forqué (el pasado 1 de diciembre cumplió 66 años), está marcada por sus personajes en el cine. Comedias en la que encarnó a mujeres tan fascinantes como divertidas que le llevaron a ser galardonada con hasta cuatro premios Goya: ‘El año de las luces‘ (1986), ‘La vida alegre‘ (1987), ‘Moros y cristianos‘ (1987) y ‘Kika‘ (1994).

Cabecera de ‘Silencio, estrenamos’

Pero además de su medio centenar de películas, Verónica Forqué también demostró su gran talento en la televisión. Medio en el que debutó en 1974 en ‘Silencio, estrenamos’. En esta serie de TVE, escrita y protagonizada por Adolfo Marsillach, y dirigida por Pilar Miró, Verónica Forqué tenía 19 años. E interpretaba el papel que le correspondía por edad y experiencia. Era la meritoria de la obra teatral que un agobiado director (Marsillach) ultimaba para su inminente estreno.

SU PRIMER ÉXITO

Tras apariciones esporádicas en series históricas de TVE, como ‘Curro Jiménez‘, ‘Estudio 1’ y ‘El español y los siete pecados capitales’ (que dirigió su padre), Verónica Forqué logró su gran primer éxito televisivo en 1982, con la ambiciosa miniserie de corte biográficoRamón y Cajal‘. En esta producción Forqué volvió a coincidir con su padre. el director José María Forqué, y con Adolfo Marsillach, que encarnaba al científico español ganador del Premio Nobel, Santiago Ramón y Cajal. Verónica interpretaba el papel de Silveria Fañanás García, la mujer de Ramón y Cajal. Curiosamente, su primer gran trabajo es con personaje dramático, un registro que no es con el que se ha hecho popular.

Primer capítulo de ‘Ramón y Cajal’
Cabecera de ‘Platos rotos’

En cambio, su siguiente gran trabajo en televisión sí ya fue una comedia de situación en la que demostraba su gran vena cómica. Fue en la serie de TVE Platos rotos’, producción creada en 1985 por un joven talento catalán llamado Joaquín Oristrell que, tras trabajar como guionista en ‘Un, dos, tres…’, debutó con esta comedia sobre Carmen (María José Alfonso), una mujer abandonada que debe tirar adelante sola con un restaurante, su madre y su hija. Verónica Forqué encarnaba a Loli, la atolondrada e ingenua vecina que ayudaba como podía a Carmen. Este personaje le dio uno de sus primeros grandes premios: el Fotograma de Plata.

PRIMEROS GALARDONES

Aquel personaje de Loli ya dejó marcado el estilo de Verónica Forqué. Tal como se pudo comprobar en su siguiente gran trabajo en TVE, ‘Eva y Adán, agencia matrimonial’. Estrenada en 1990, en esta nueva telecomedia Forqué era la estrella principal, y tenía como ‘partenaire’ a un treintañero Antonio Resines. La trama se centraba en una joven que acaba de salir del convento y cree que su misión en la vida es promover la felicidad de las personas. Y lo hace buscándoles la pareja ideal. Un papel en el que Forqué volvió a triunfar. Es decir, volvió a ser galardonada con el Fotogramas de Plata y, de guinda, el por entonces prestigioso TP de Oro.

Primer episodios de ‘Eva y Adán, agencia matrimonial’
Promo de ‘Pepa y Pepe’

Y tras la buena aceptación que tuvo ‘Eva y Adán, agencia matrimonial’, llegó la que sería la consagración definitiva de Verónica Forqué en la pequeña pantalla: ‘Pepa y Pepe’, una telecomedia (por supuesto) en la que la actriz encarnaba a una dulce y algo distraída ama de casa. Estrenada en 1994, la serie era una adaptación -bastante libre- de un gran éxito de la televisión estadounidense, la serie ‘Roseanne‘, protagonizada por los orondos Roseanne Barr y John Goodman), que representaban a la típica familia de la clase obrera de EEUU. En la versión española, la pareja protagonista estaba formada por los más estilizados Forqué y Tito Valverde.

PELOTAZO DE AUDIENCIA

Aunque no se pareciera mucho a la original estadounidense, el caso es que ‘Pepa y Pepe’ gustó mucho en España. Y se convirtió en un ‘pelotazo’ de audiencia. Llegó a reunir a una media de casi siete millones de espectadores. Un gran éxito para TVE-1 que, en 1994, ya empezaba a estar acosada por las televisiones privadas, que empezaban a brillar con producciones históricas comoFarmacia de guardia’ en Antena 3 TV.

‘Pepa y Pepe’ la dirigió Manuel Iborra, con quien Verónica Forqué se había casado en 1981, y de quien se divorció en 2014.

En 2003, TVE quiso recuperar el éxito de ‘Pepa y Pepe’ con una nueva comedia hecha a la medida de Verónica Forqué. Y que también dirigió su marido Manuel Iborra. El ‘show’, titulado ‘La vida de Rita’, era comedia costumbrista sobre una mujer separada que intenta rehacer su vida, sin acabar de lograrlo. Y el caso es que la historia tampoco logró conectar con la audiencia. Coprotagonizada por Juan Echanove, la serie fue hundiéndose semana tras semana hasta el punto que la dirección de TVE decidió suprimirla tras emitir solo cinco de los 13 episodios programados. Al final, TVE ‘desterró‘ la comedia al verano de La 2, donde se acabaron de emitir todos los capítulos, casi a escondidas

Buena parte de este ‘hundimiento‘ lo tuvo seguramente la competencia con la que se enfrentó ‘Rita’: la histórica serie de Tele 5 ‘Hospital Central’, que se la ‘comió’. El caso es que años después, Forqué intervino en un episodios de ‘Hospital Central’. En él encarnó a Amalia, la hermana del icónico doctor Vilches (el malogrado actor catalán Jordi Rebellón), que estaba aquejada de Alzhéimer.

TELECOMEDIA EN TV-3

Tras ‘La vida de Rita’, las apariciones más destacadas de Verónica Forqué en la pequeña pantalla han sido en la serie de TV-3 ‘Dues dones divines’ (2011) y en media docena de episodios del fenómeno ‘La que se avecina’ (2014).

Primer episodio de ‘Dues dones divines’

En ‘Dues dones divines’ se reunieron dos de las mejores actrices cómicas del momento: Rosa Maria Sardà y Verónica Forqué. En esta telecomedia encarnan a dos sexagenarias con espíritu adolescente, Mimí (Sardà) y Piluca (Forqué). Mimí es catalanista y republicana, y Piluca, madrileña y monárquica. Y, aunque parezca imposible, se complementan a la perfección… Cosas de las ‘sitcoms’.

Dirigida por Pol Mainat (hijo de Sardà) y producida por Josep Maria Mainat (ex de Sardà), la serie, pese a la indudable categoría de las protagonistas, no acabó de cuajar. Y se quedó en una discreta audiencia media de poco más de 300.000 espectadores.

Y en ‘La que se avecina’, Forqué apareció en varios capítulos como María Teresa Sáenz de Tejada, apodada La Alcaldesa ya que su marido, ministro, la enchufó como alcaldesa de una pequeña localidad madrileña.

‘El fin de la comedia’, ‘Amar es para siempre’ ySeñoras del (h)Ampa son otras de las producciones televisivas en las que ha aparecido Verónica Forqué como artista invitada. unas apariciones que se cerraron casi por sorpresa el pasado 22 de noviembre, cuando la actriz anunció por sorpresa su retirada voluntaria del concurso de TVE ‘Masterchef’. Ya no podía más y la depresión le superaba..

Verónica Forqué se despide de ‘Masterchef’

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!