Paolo Vasile se va con su tele

“Yo hago tele para los anunciantes, no para la audiencia”. Así de claro, franco y maquiavélico resumía Paolo Vasile su visión del negocio audiovisual. Una visión que no solo triunfó, sino que arrasó: ha hecho de Tele 5 la cadena más vista de España durante casi todo lo que llevamos de siglo XXI. Pero todo tiene un final. Y el suyo ha llegado este año 2023. Tele 5, sumida en una profunda crisis de audiencia, ha anunciado que Vasile deja de ser el consejero delegado del grupo Mediaset España. Eso sí, de forma pactada, amigable y justificada: Vasile cumplirá 70 años el próximo mes de julio.

Vasile, que siempre ha sido un dolor de cabeza para su equipo comunicación por la franqueza (y crudeza) con la que reflexionaba sobre el negocio televisivo, se va. Pero habiendo hecho historia en España con producciones tan mediáticas como ‘Gran Hermano’, ‘Crónicas marcianas’, ‘Supervivientes’, ‘Sálvame’… Y con esa idea de que la tele se hace para los publicistas. Un planteamiento que, de manera más o menos reconocida, siguen a pie juntillas todas las cadenas que tienen publicidad, tanto públicas como privadas.

PRODUCTOR DE CINE

La relación de Vasile con el negocio audiovisual le viene desde la cuna. Nació en Roma, donde su padre, Turi Vasile, trabajaba de productor de cine. Un productor de prestigio que colaboró con directores de la talla de Federico Fellini, Michelangelo Antonioni, Dino Risi… Paolo Vasile mamó cine, pero intentó marcar su propio camino. Así, se licenció en Antropología, y con estudios superiores de solfeo y armonía.

Pero como su preparación no le daba para comer, decidió seguir los pasos de su padre. Empezó a trabajar como productor de cine, en los años 70. Y aquí empezó la carrera en el mundo del audiovisual de Paolo Vasile.

Su gran momento llegó en 1980, cuando entró en Canale 5, la cadena de televisión comercial más importante e innovadora de Italia. Canale 5 es propiedad de uno de los grandes magnates del audiovisual mundial: Silvio Berlusconi. El arrollador y carismático Berlusconi había creado un imperio a partir de las (por entonces alegales) redes locales de televisión por cable.

Vasile y Berlusconi conectaron enseguida, y, poco a poco, el productor romano empezó a escalar dentro del staff del grupo Mediaset. Hasta convertirse en la mano derecha de Berlusconi. De hecho, Vasile siente una gran admiración por Berlusconi, a quien defiende a capa y espada. A pesar de los escándalos sexuales y económicos que han marcado los últimos años del empresario y político conservador italiano.

DESEMBARCO EN ESPAÑA

Tras casi dos décadas trabajando en la central de Mediaset en Italia, en 1999 Berlusconi nombra a Vasile consejero delegado de Mediaset España, cuya televisión, Tele 5, estaba pasando una mala racha tras desinflarse el ‘boom’ de las ‘mamachichos’.

El desembarco de Vasile a Tele 5 fue arrollador: en el año 2000 estrenó ‘Gran Hermano’, y la cadena, y de hecho toda la televisión mundial, entró en una nueva etapa marcada por el género del reality show. Y de la controversia sobre los límites de la vida privada y pública. Vasile aplicó a rajatabla su maquiavélico concepto del negocio audiovisual: el fin justifica los medios. Es decir, la publicidad justifica la audiencia.

Fragmento de la primera edición de ‘Gran hermano’ (2000)

En la práctica, la idea de Vasile era crear una programación que girase totalmente alrededor de un solo programa. Así, todos los espacios hablaban, comentaban, informaban de ese programa estrella, habitualmente un ‘reality show’. El primero fue ‘Gran hermano’, al que siguieron ‘Supervivientes’, ‘Gran Hermano VIP’… Pero la expectación que creaba la novedad del ‘reality show’ obligaba a dar en cada nueva edición una vuelta de tuerca para mantener el interés. Una vuelta de tuerca que siempre iba hacia la dirección más morbosa: sexo e intimidad.

Y con el brutal éxito de audiencia llegaron las críticas a su manera de escarbar en las miserias de personajes más o menos populares. Claro que algunos aceptaban entrar en el juego por dinero. Todo esto llevó a un exhibición impúdica de miserias personales, que era una auténtica ‘pornografía del sentimiento’. Pero las críticas a lo que ya se definía como ‘telebasura’ se contrarrestaban con unos ingresos publicitarios multimillonarios… El fin justifica los medios…

UN MODELO EN CRISIS

La estructura diseñada por Paolo Vasile ha sido un modelo de televisión que ha hecho historia. Pero ya no da más de sí. Como él mismo reconoció en una reciente entrevista en ‘El País’, han sido una tormenta perfecta: “Un ciclo muy largo de liderazgo y el desgaste de programas, que es inevitable”.

Vasile se va, pero Tele 5 se queda. El grupo televisivo entra en una incierta etapa de transición en la que el nuevo equipo directivo (Alessandro Salem y Massimo Musolino) deberá ir con mucho cuidado para que, en la reconstrucción, no se les derrumbe lo que queda del edificio.

Desde el cataclismo de la pandemia y el ‘pelotazo’ de las plataformas por internet, la tele ya no de lo que era. Aquella tele se apaga con Vasile.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!