Milton Merle, el padre del ‘teletón’

TV-3 celebra este domingo, 19 de diciembre, la 30ª edición de ‘La Marató’, un fenómeno social único en España: es el macroprograma benéfico que recauda más dinero per cápita en toda Europa. Su última edición, que reunió fondos para la lucha contra el covid, logró la brutal cifra de 13.864.073 euros en donaciones. Y aunque ‘La Marató’ ya tiene un largo y fantástica recorrido, que comenzó en el pasado siglo, no es un ‘invento’ de la tele catalana. El origen del ‘teletón‘, como casi todo lo que se relaciona con la tele, está en EEUU. Allí fue donde, en abril de 1949, se celebró el primer ‘teletón’ de la historia. Un gran espectáculo solidario que el pasado mes de abril cumplió la friolera de 72 años.

El ‘inventor’ del ‘teletón’ (contracción de televisión y maratón) fue el ‘showman’ estadounidense Milton Berle, un personaje que estaba a la altura de aquel novedoso ‘show’. No en vano recibió el apodo de ‘Mr Television‘. Él fue quien, más por intuición que conocimiento de un mercado audiovisual aún incipiente, puso las bases de nuevo género. Así, ‘Mr. Television’ (¿quién si no?) ideó un programa de variedades de larga duración y en directo, en el que participaban de modo altruista artistas y estrellas de todo tipo con la intención de animar a los espectadores a donar dinero por una causa benéfica o solidaria. Y la cantidad recaudada, que se realizaba a través de un método tan revolucionario como era el teléfono, se reflejaba en un gran marcador que, como elemento de retroalimentación, mostraba lo conseguido hasta el momento, y lo que faltaba para llegar a la siguiente cifra redonda.

‘MR. TELEVISION’

Aunque posiblemente pocos lo recuerden, y muchos menos en España, Milton Merle fue el primer gran ‘showman’ de la historia de la televisión, un pionero del nuevo medio que supo llevar el espectáculo visual del vodevil, donde él se formó, a la pequeña pantalla. De hecho, era lo que necesitaba la flamante televisión: un artista especializado en el espectáculo visual. Y Merle lo clavó hasta el punto que se convirtió en uno de los ‘motores’ de crecimiento del nuevo medio.

El 'showman' Milton Merle, el padre del 'teletón'
Milton Merle

Nacido en Nueva York en 1908, Merle empezó trabajando de niño en películas del cine mudo. Con 12 años ya debutó en el teatro con obras de vodevil en la que empezó a destacar como humorista todo terreno (músico, cantante, monologuista, bailarín…). Su siguiente pasó fue radio y, de ahí, a la incipiente televisión, medio en el que todo estaba por hacer. Y él tenía las herramientas y el talento para diseñarla.

Su aventura empezó en 1948, cuando la flamante cadena NBC llevó un éxito radiofónico, ‘Texaco Star Theater‘, a su parrilla. El ‘show’ mantuvo al presentador, Berle, quien rápidamente vio que las cámaras potenciaban sus ‘gags’ más visuales, y sus extravagantes disfraces. Así, aquel programa de variedades se convirtió rápidamente en el programa más visto de aquellos años.

ANTIRRACISTA

El éxito era tal que llegó a tener un ¡97% de audiencia! Esto provocaba que, el día de emisión (el martes), se vendieran menos entradas de cine, hubiera teatros y restaurantes que optaban por no abrir, y que el consumo de agua caía drásticamente en todo EEUU. Y, de paso, Merle y su ‘show’ dispararon la venta de televisores, que llegaron a dos millones de unidades en 1949… Así se entiende mejor que esta primera gran estrella de la tele fuese bautizado como ‘Mr. Television’. Él era el mensaje y el medio. Y, como tal, en 1951 firmó un contrato con la NBC sin precedentes: una exclusiva de 30 años por un millón de dólares.

La popularidad de Merle era tal que se atrevió a echarle un pulso al mismo patrocinador de su programa, la todopoderosa Texaco. La crisis estalló cuando esta empresa petrolera quiso ‘regular‘ las actuaciones de artistas negros en el ‘show’. Tal como relata Merle en sus memorias, Texaco vetó la actuación del grupo de baile Four Step Brothers porque «no nos gustan» (sic). Ante la imposibilidad de saber a quién en concreto no gustaban, Merle lanzo una amenaza. Ssi no actuaban los Four Step Brothers, él no presentaría el ‘show’. Diez minutos antes del inicio del programa, Merle tuvo el permiso para que apareciese en su programa el grupo de artistas negros.

Ante un profesional con este inusitado impacto mediático -y poder-, la NBC no se atrevía a contradecirlo en sus peticiones. Y una de las más extravagantes fue cuando a Merle se le ocurrió la idea de realizar un insólito especial .Un programa para pedir dinero a sus televidentes para la Damon Runyon Cancer Research Foundation. Lo nunca visto: pedir dinero a través de la televisión.

PRIMER ‘TELETÓN CONTRA EL CÁNCER

La Damon Runyon Cancer Research Foundation es una organización sin ánimo de lucro de investigación contra el cáncer que sigue en activo. Se fundó tras la muerte del periodista y escritor Damon Runyon, quien falleció en 1946 a causa de un cáncer de esófago a los 66 años. Tras su muerte, populares amigos de Runyon promovieron la creación de esta fundación. Entre estos amigos estaban el legendario cronista de cotilleos Walter Winchell, Marlene Dietrich, Bob Hope, Marilyn Monroe, Joe DiMaggio y el propio Merle,

Milton Merle habla de su primer teletón

Merle quería ayudar de alguna forma a esta organización, y lo que tenía para hacerlo era un nuevo medio de comunicación y su talento. Y así se empezó a pergeñar un proyecto del que nacería el ‘teletón’. Un nuevo género televisivo que alcanzó su madurez -y popularidad internacional- en los años 50 de la mano de Jerry Lewis. El conocido humorista estadounidense (también amigo de Merle) organizó emotivos teletones en los que recaudaba fondos para la Asociación de Distrofia Muscular. Para luchar contra esta enfermedad Lewis ayudó a recaudar, tras casi medio siglo de teletones, más de 2.600 millones de dólares.

16 HORAS EN DIRECTO

Pero quien abrió el camino fue Merle en la NBC, cuando el sábado, 9 de abril de 1949, al mediodía, abrió un programa especial solidario, que cerró el domingo, 10 de abril, a las a las 3.55 horas. Fueron 16 horas intensas, sorprendentes, emotivas y, sobre todo, muy divertidas, en las que se recaudaron la impresionante cifra de 1.100.000 dólares. Lo nunca visto.

El motor de todo el nuevo espectáculo fue Mr. Television. Incansable y todopoderoso ante las cámaras, Merle protagonizó lo que la revista ‘Life‘ calificó como «probablemente la actuación de vodevil ininterrumpida más larga«. Según recogió la publicación, Merle fue el gran catalizador de todo el espectáculo. Actuó, presentó actuaciones, entrevistó y bromeó con los invitados… Y hasta comió hasta atragantarse en directo un inmenso asado de pavo que un restaurante envió al teletón.

Caricatura de Milton Berle en la portada del TV Guide
Caricatura de Milton Berle

Fueron 16 horas prácticamente improvisadas en las que, según recogió ‘Life’, Berle dijo aproximadamente 5.500 veces las palabras «hola» y «gracias«, y en las que solo se ausentó del plató para cambiarse de camisa (en ocho ocasiones) y traje completo (cuatro veces).

SU MADRE, DE CLACA

Y mientras él se lo pasaba en grande, las azafatas encargadas de los teléfonos -situados bien visibles al fondo del plató- no paraban de responder llamadas. Unas llamadas que incrementaban minuto a minuto la recaudación. Coordinando los teléfonos estaba Rosalind, la hermana de Berle. Con una visión tan práctica como la de su hermano, Rosalind puso a contestar a las llamadas a atractivas modelos y coristas. Este vistoso detalle llevó a la revista ‘Life’ a considerar que «muchas personas que llamaban solo querían hablar con las guapas coristas del programa». Pero todo vale por una buena causa.

Además de su hermana, también apareció en el programa la madre de Berle, Sandra, que también tuvo su momento de gloria cuando su hijo la hizo protagonista de un chiste: ‘Muestra tus dientes, madre… !Pero no te los saques!».

De hecho, Sandra era una de las figuras de claca habituales de los ‘shows’ de Berle desde su etapa teatral. Fan incondicional de su hijo, asistía como público a sus actuaciones, donde ‘llevaba‘ al público a la carcajada con su estridente, aguda y descacharrante risa. Berle llevó este ‘truco‘ materno a la televisión, donde también la utilizaba como ‘gancho‘ para uno de sus más célebres chistes. Así, cuando oía la peculiar risa materna, fingía sorpresa e indignación. «Señora -exclamaba-, tiene toda la noche para hacer el ridículo. ¡Yo sólo tengo una hora!». Y el escenario se partía. Y así, entre risas de colorido vodevil, en un plató de televisión en blanco y negro, nació el primer maratón televisivo benéfico. Hace ya 72 años.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!