Mario Camus, el pionero de las superproducciones en TV

Con la muerte este sábado, 18 de septiembre, de Mario Camus a los 86 años, el cine español pierde a uno de sus más importantes y prestigiosos realizadores, un cineasta que se consagró con sus geniales adaptaciones a la gran pantalla de grandes clásicos de la literatura, como ‘La Colmena’, o ‘Los Santos Inocentes’. Pero además de su brillante carrera cinematográfica, Camus también llevó su talento a la pequeña pantalla con series y miniseries con las que la televisión española entró en el proceloso mundo de las superproducciones, hace casi medio siglo.

Formado en la Escuela Oficial de Cine, Camus debutó tras la cámara a los 27 años con un cortometraje producido por este mismo centro, ‘El borracho’ (1962). A partir de ese momento, empezó su carrera en el cine. Y no fue hasta una década después, cuando ya tenía un nombre en el sector (había dirigido éxitos de Raphael), que debuta en televisión. Fue uno de los elegidos para codirigir ‘Cuentos y leyendas’, serie antológica de TVE en la que se adaptaban destacadas obras de la literatura española y universal. Así, Camus fue el encargado de adaptar el capítulo ‘La justicia del buen alcalde García’ (1972), sobre la obra de Pío Caro Baroja ‘El escuadrón del brigante’, y que protagonizaban Andrés Mejuto (‘La monja alférez’) y José Segura.

Episodio de ‘Cuentos y leyendas dirigido por Mario Camus
PROGRAMA CULTURAL

Su siguiente trabajo en TVE, por entonces la única televisión española, fue ese mismo año con ‘Si las piedras hablaran’, serie de corte cultural en la que varios directores, entre ellos Camus, se limitaban a poner imágenes para acompañar la lectura de textos del escritor Antonio Gala. Textos sobre momentos épicos (y gloriosos según la perspectiva franquista) de la historia de España.

En 1974, Mario Camus dirigió la serie de ficción, ‘Los camioneros’, su primera gran producción en TVE que, además, fue todo un éxito. El protagonista era Sancho Gracia, quien encarnaba a Paco, un camioneros que se pasaba la vida en la carretera. Esto le llevaba a encontrarse con los más variopintos personajes y vivir aventuras inesperadas.

‘Intro’ de la serie ‘Los camioneros’
MAESTRO DE LAS BANDAS SONORAS

A destacar de ‘Los camioneros’, la hipnótica música de Antón García Abril, uno de los grandes compositores de cine y televisión en España. Fallecido el pasado mes de marzo, García Abril es autor de bandas sonoras de producciones históricas: ‘El hombre y la tierra’, ‘Sor Citroën’, ‘Curro Jiménez’, ‘Fortunata y Jacinta’, ‘Anillos de oro’, ‘Segunda enseñanza’, ‘Brigada Central’, ‘Ramón y Cajal’, ‘La ciudad no es para mí’, ‘El turismo es un gran invento’, ‘Compuesta y sin novio’

El éxito de ‘Los camioneros’ hizo que Camus pasase a ser una de las estrellas de TVE. Así, en 1976 fue contratado para formar parte de la producción más cara y ambiciosa de la entonces aún corta historia de TVE: ‘Curro Jiménez.

Creada por el dramaturgo y escritor uruguayo Antonio Larreta (guionista de ‘Los santos inocentes’ y ‘La casa de Bernarda Alba’, de Camus), ‘Curro Jiménez llevaba a la pequeña pantalla, de una forma muy libre, las peripecias de un bandolero sevillano que existió en el siglo XIX: Andrés López, el barquero de Cantillana. Este personaje se presentaba como una especie de Robin Hood muy rudo y castizo.

UN GRAN ÉXITO DE TVE

Sancho Gracia (como Curro Jiménez), Álvaro de Luna (el Algarrobo) y Pepe Sancho (el Estudiante) era el trío protagonista de una serie que, bajo la dirección de realizadores de la categoría de Pilar Miró, Antonio Drove, Francisco Rovira Veleta, J.L. Moreno Marchent, Fernando Merino y el propio Camus, se ha convertido en uno de los títulos legendarios de la historia de la tele española.

Primer episodio de ‘Curro Jiménez’

El éxito de los 52 episodios de ‘Curro Jiménez’ fue tal, que los protagonistas realizaron giras estivales por plazas de toros de toda España, en las que representaban un ‘show’ basada en la serie. Muy en la línea de lo que en EEUU había hecho muchos años antes el legendario Buffalo Bill. Pero aquí sin indios.

Tras la emisión de la serie, se intentó exprimir su éxito con la realización en 1978 de una mediocre película (‘Avisa a Curro Jiménez’), y de una serie, rodada en Uruguay en 1995. Pese a contar de nuevo con Sancho Gracia, Álvaro de Luna, Agatha Lys, los 12 nuevos episodios de ‘Curro Jiménez, el regreso de una leyenda’ no consiguieron emular el ‘pelotazo’ del original.

ROCES CON EL FRANQUISMO

Aquel mismo año en que se estrenó ‘Curro Jiménez’, Mario Camus también participó en otra serie de corte cultural con guiones de un viejo conocido: Antonio Gala. El programa, ‘Paisaje con figuras’, en la que Camus trabajó con Josefina Molina (Teresa de Jesús’), Antonio Betancour, Miguel Picazo (‘Crónicas de un pueblo’) y Carlos Serrano, era un drama biográfico sobre personajes históricos. Y el programa también ha pasado a la historia, no por sus valores artísticos, sino como ejemplo de la censura franquista.

El por entonces presidente del gobierno, Carlos Arias Navarro, suspendió el programa porque en el episodio dedicado a Juan Sebastián Elcano se oyó un padrenuestro recitado en euskera. La polémica fue tal que tuvo que interceder el entonces ministro de Gobernación, Manuel Fraga Iribarne. Pero el programa no volvió hasta que Arias Navarro dejó la presidencia.

Y Camus también dejó TVE. Pero por poco tiempo. Desde el éxito de ‘Curro Jiménez’, en TVE ya se soñaba con las grandes superproducciones, un reto peligroso por su coste, pero que por poco que se cuidase, podía dar grandes réditos económicos. Y, sobre todo, lograr ese prestigio internacional que tanto ansiaba la dictadura franquista. Así, fue Mario Camus el elegido para abrir en la televisión estatal la era de las superproducciones. Y lo hizo con la adaptación de un clásico de la literatura española: ‘Fortunata y Jacinta’, de Benito Pérez Galdós.

Aquella adaptación abrió el camino de la otros de clásicos de la literatura que ha marcado -para bien- la carrera de Camus, quien bordó este paso al cine y en televisión de obras como ‘La colmena’ (1982), ‘Los Santos Inocentes’ (1984), ‘La casa de Bernardo Alba’ (1987) y ‘La forja de un rebelde’ (1990).

PELÍCULA DE NUEVE HORAS

Camus fue el primero que no vio en ‘Fortunata y Jacinta’ una serie de 10 capítulos, sino una película de nueve horas, un concepto que está plenamente asumido casi medio siglo después, en estos tiempos del ‘boom’ de las series y la plataformas.

Primer episodio de ‘Fortunata y Jacinta’

Con un ‘brutal’ presupuesto de 160 millones de pesetas, ‘Fortunata y Jacinta’ se rodó en el segundo semestre de 1979 con unos medios inéditos en las producciones de la época, y con 60 profesionales de TVE dedicados a tiempo completo. Aunque se construyeron 20.000 metros cuadrados de decorados en una explanada junto a Prado del Rey, la serie se rodó en escenarios naturales de Madrid, Aranjuez, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón, Toledo, Comillas, Burgos y Sevilla.

Para costear en ‘desorbitado’ presupuesto, TVE optó por una insólita coproducción con Telefrance y Televentia, lo que obligó a incluir al actor Eric Gendron en el papel de Juanito Santa Cruz, la pasión de Fortunata y de Jacinta. Uno más entre los 30 intérpretes principales, centenar de secundarios y 3.500 auxiliares que dirigió Camus.

LA CONSAGRACIÓN DE ANA BELÉN

Y como Fortunata aparecía una exniña prodigio del cine español, Ana Belén, quien asumía así el mayor reto de su carrera. Y por el que sacrificó (temporalmente) su ya importante faceta como cantante. Junto a Ana Belén, la joven Maribel Martín, una artista en pleno ascenso que asumía el papel de Jacinta, personaje que «representa la burguesía y la buena educación», tal como definió la artista, que posteriormente protagonizaría ‘Últimas tardes con Teresa‘ (1984).

Como buena superproducción, el reparto se completaba con primeras espadas, de la categoría de Fernando Fernán Gómez, Charo López, Paco Rabal, María Luisa Ponta, Mary Carrillo, Manuel Alexandre

‘Fortunata y Jacinta’ fue la primera superproducción de TVE y fue su primer superéxito, tanto en España como en el extranjero. Así, la serie se vendió a más de 30 países. La dirección de TVE podía decir: objetivos cumplidos.

EL DOBLE DE PRESUPUESTO

Tras el éxito de ‘Fortunata y Jacinta’, en TVE se perdió un poco el respeto a las superproducciones. Y así volvieron a la carga con la seguridad que daba Mario Camus. Este siguiente proyecto llegó en 1983: ‘Los desastres de la guerra’. La segunda macroproducción (ya son 300 millones de pesetas de presupuesto) dramatizaba acontecimientos históricos de la Guerra de la Independencia (1808-14), a partir de los geniales aguafuertes que componen la serie de Francisco de Goya ‘Los desastres de la guerra’, y que dan título a la serie.

Primer episodio de ‘Los desastres de la guerra’

Con guiones de Jorge Semprún, Rafael Azcona y Eduardo Chamorro y protagonizada por dos estrellas como Sancho Gracia y Francisco Rabal, ‘Los desastres de la guerra’ consta de seis episodios que también se financiaron a través de coproducción internacional. Fórmula que en TVE ya empezaba a ser habitual. Su emisión en TVE también fue en éxito. Y aunque no llegó a causar el impacto de ‘Fortunata y Jacinta’, sí es una producción muy recomendable para volver a ver, pese a los años, que todo lo hacen viejo en la tele.

En 1990, siete años después de ‘Los desastres de la guerra’, un veterano Mario Camus vuelve a TVE para ponerse al frente de la que será su última superproducción televisiva basada en un clásico de la literatura: ‘La forja de un rebelde’, de Arturo Barea.

UN PROYECTO DE 2.300 MILLONES DE PESETAS

Y aquí TVE (con Camus) rompió el techo: con un presupuesto de 2.300 millones de pesetas, se convirtió en la producción más costosa de la historia de la tele en España hasta el momento. Es difícil saber si realmente compensó la inversión económica (seguramente no). Pero la serie tuvo una gran acogida. Fue catalogada como una de las cien mejores producciones de televisión en España, y fue mención especial en el Prix Italia.

Primer episodio de ‘La forja de un rebelde

Protagonizada en su primer papel en televisión por Antonio Valero (‘Médico de familia’, ‘Cuéntame…’, ‘Amar en tiempos revueltos’, ‘Servir y proteger’…), ‘La forja de un rebelde’ narra en seis episodios la vida de Arturo Barea en la primera mitad del siglo XX. Luchó en la Guerra del Rif, y en la Guerra Civil en el bando de la República como censor.

ADIÓS CON MARIBEL VERDÚ

El último trabajo televisivo de Camus fue en formato de telefilme, y por tanto con presupuestos bastante más modestos: ‘La mujer y el pelele’ (1990), coproducción europea en la que dio el protagonismo a Maribel Verdú, una joven valor de la escena de apenas 20 años.

Verdú encarnaba a Estrella, una adolescente de familia humilde de Barcelona que, con su juventud y espontaneidad, encandila a un maduro hombre de negocios francés (el actor Pierre Arditi). A destacar la presencia de Antonio Flores como el tercero en discordia.

Escenas del telefilme ‘La mujer y el pelele’

‘La mujer y el pelele’ está basada en la novela que el escritor francés Pierre Louÿs publicó en 1898 y que ya se había adaptado para el cine con Marlene Dietrich en 1935 (‘El diablo era mujer’) y con Brigitte Bardot en 1959 (‘La femme et le pantin’). Todo un reto el que le pasó Camus a Verdú, y con el que se despidió de su corta, pero brillante, carrera televisiva.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!