LG lanza la tele más grande del mundo

La gran calidad de la imagen que están consiguiendo las plataformas de televisión, gracias a las nuevas tecnologías de alta (HD) y ultra alta definición (4K), hace que cada vez sea más necesario grandes pantallas para poder disfrutar de todo el espectáculo visual que se nos viene encima. Así, ya se está comprobando como las grandes marcas de televisores están haciendo crecer la diagonal de sus pantallas con gran éxito de ventas. Así, los televisores Sony de la gama Crystal LED o los elegantes The Wall de Samsung son ejemplos de hacia dónde vamos: pantallas gigantes que superan las 200 pulgadas (más de cinco metros de diagonal). Pero la multinacional surcoreana LG ha roto la baraja con el modelo ‘Extreme Home Cinema UltraHD 8K 325″’. Este auténtico ‘mamut’ de más de ocho metros de diagonal se ha convertido en la tele más grande del mundo en venta comercial. Eso sí, a un precio que no está al alcance de todos los bolsillos. Ni tampoco del tamaño de todos los pisos convencionales.

EL MODELO ‘TOP’

Como es de suponer, la tele de LG ‘Extreme Home Cinema UltraHD 8K 325″’ es el modelo ‘top’ de la gama de LG. Pero tiene una característica que hace que aún pueda ser más grande. Su tecnología Ultra Strecht permite ‘unir’ dos de estos televisores como si fuese una sola pantalla. Y es prácticamente imposible distinguir la línea de unión. Así, se pasa de tener una macropantalla de 325 pulgadas a disfrutar de una ‘mamut-pantalla’ de casi ¡600 pulgadas! Es decir, unos ¡15 metros de diagonal! Eso sí, este modelo doble ‘solo’ permite una definición 4K.

A no ser que se tenga un castillo, y este de medidas considerables, es difícil que se pueda tener en hogar convencional esta auténtica pantalla de cine de 30 metros cuadrados de superficie. Y, claro, solo los que tengan un castillo se pueden permitir el lujo de comprar esta brutalidad de tele de LG. Un lujo cuyo precio de venta ronda el millón y medio de euros.

Como en LG son son conscientes de que al ‘top’ de esta gama de ‘tele-mamuts’ solo llega una minoría, también comercializan otros modelos más asequibles, tanto a paredes como a bolsillos. Así, ofrece un amplio abanico de 21 opciones diferentes, y de los 60.000 euros para arriba. De esta destacan el ‘pequeño’ de 81 pulgadas (dos metros de diagonal), 108 pulgadas (2,7 metros), 136 pulgadas (3,4 metros), 163 pulgadas (4,1 metros) y 271 pulgadas (6,8 metros de diagonal). Y todos estos modelos en diferentes definiciones de 2K, 4K y 8K. Y, por tanto, con diferentes precios.

GARANTÍA Y SUPERVISIÓN

Además, todos estos modelos tienen incorporada la tecnología Ultra Strecht. Es decir, se pueden ‘fusionar’ dos pantallas de 81 pulgadas, o de la diagonal y definición que se desee, para obtener una pantalla a medida del comprador. Un cliente que, como no podía ser menos, tendrá un servicio post-venta a la altura del precio del valor del ingenio que adquiere. Así, además de una garantía de cinco años y dos revisiones anuales, un ingeniero de LG supervisará la instalación, ajuste y programación del televisor.

Según definió Dan Smith, vicepresidente de LG Electronic en EEUU, la tele de LG de 325 pulgadas es “el superdeportivo de las tecnologías de visualización para el hogar”.

Tener un superdeportivo sigue siendo un sueño para la mayoría. Pero también lo era no hace muchos años poder acceder a miles de películas y series en alta definición a través del teléfono móvil.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!