Las teles 8K se empiezan a ver

Cuando parece que el grueso de la sociedad ya ha asimilado el concepto de Alta Definición (HD) como algo imprescindible en nuestros televisores, y ahora estamos en pleno proceso de adaptación a la Ultra Alta Definición (UHD, o 4K), ya nos están bombardeando con el 8K, una tecnología que dobla la calidad de imagen del 4K.

Realmente la presión consumista puede ser agobiante, pero hay que ser prudente: los televisores con la tecnología 8K existen, pero aún no hay una industria suficientemente desarrollada que pueda suministrar productos audiovisuales con esta calidad.

Es decir, hoy por hoy, no existe una cadena de televisión comercial que emita en 8K (ni siquiera en 4K). Tampoco las plataformas de televisión ofrecen esta maravilla, y solo se han hecho pruebas (satisfactorias, eso sí) a través de emisiones por satélite, que soporta los brutales anchos de banda que exige el 8K.

Datos del mercado del 8K de Deloitte
Datos del mercado del 8K de Deloitte

A pesar de la falta de material audiovisual en el nuevo formato (que tendrá su gran bautizo comercial y publicitario en los próximos JJOO de Tokio), existe un gran interés por el 8K. Y esta tendencia la corroboran informes de empresas especializadas en el sector, que auguran un gran crecimiento del formato 8K. Pero en un futuro no inmediato.

Este es el caso de Deloitte. Según las previsiones que ha adelantado esta empresa (una de las más importantes del mundo en auditorías), los ingresos por ventas de televisores 8K alcanzarán los 2.700 millones de euros este año, casi el doble de los 1.400 millones de ingresos generados en 2019. Además, prevé que el aumento será constante, y que en 2022 estima que se llegarán a los 3.100 millones de euros.

UN MILLÓN DE TELES

Solo en el apartado de televisores, Deloitte estima que la ventas de receptores con la tecnología 8K supere el millón de unidades en 2021. «Una gota en el océano», reconocen en Deloitte, en relación con los aproximadamente 220 millones de televisores de todas las resoluciones vendidos en 2018.

Tampoco son televisores baratos: el precio promedio calculado por la firma auditora ronda los 2.700 euros. Eso sí, son pantallas de gran tamaño, y auguran que el precio, como pasó con el HD y el 4K, irá bajando.

«Es probable que la dinámica de precios del 8K sea la misma que con el 4K -afirman-. A medida que la demanda aumenta. el precio cae proporcionalmente». Así, si en 2017, el precio medio de un televisor 8K era de más de 8.000 dólares, en 2018 bajó a 5.500 dólares y, para finales de 2021, «esperamos que haya 8K desde 1.500 dólares, o menos, con un precio medio de 3.300 dólares«, señalan desde Deloitte.

Datos del mercado del 8K de Deloitte
Evolución del precio de los televisores 8K

Paralelamente, Deloitte también tiene en cuenta todo el mercado que abre el 8K y que no se limita al televisor: cámaras, monitores, sistemas almacenamiento, ordenadores, teléfonos, consolas de videojuegos (que este año ya vendrán preparadas para soportar 8K)… Todos estos aparatos también generarán cientos de millones de euros a nivel mundial.

TELES Y COVID

En Deloitte lo tienen claro: «Más tiempo en casa significa más ventas de televisores». Y el confinamiento provocado por el Covid-19 ha sido determinante para disparar la venta. En EEUU, las ventas de teles de más de 65 pulgadas (165 centímetros de diagonal) aumentaron un 52% en la primera mitad de 2020, y un 77% en el segundo trimestre. En Alemania, la venta interanual aumentó un 37% en mayo, y un 21% en junio.

Si el confinamiento continúa en 2021, Deloitte augura que el consumidor optará por actualizar su entretenimiento en el hogar, con los ahorros obtenidos al no salir.

El que no haya mucho material audiovisual en 8K, Deloitte lo considera un problema relativo para el rápido desarrollo de esta tecnología. Y lo explica basándose en la experiencia de la implantación del 4K: Al igual que los televisores 4K podían ‘escalar‘ la imagen de HD a 4K, los nuevos 8K pueden hacer la misma conversión para ‘aumentar artificialmente’ la definición de la imagen.

De hecho, y según comentan desde Deloitte, la plataforma Netflix ya tiene cerca de un millar de títulos en su catálogo en calidad 4K, que podrían perfectamente soportar ese ‘escalado’ de la definición en televisores 8K.

SERIES EN 8K

También comenta que, en previsión de la nueva tecnología, algunas plataformas grabaron originalmente sus producciones en 8K, posteriormente ‘rebajadas’ a 4K para su emisión comercial. Este es el caso de series como ‘Homecoming’ (Amazon Prime Video), ‘La casa de papel’ y ‘The Eddy’ (Netflix) y las películas ‘Mank’ y Guardianes de la Galaxia 2′.

También hay que tener en cuenta todas las películas de cine rodadas con fotogramas de 70 milímetros, y que tienen una calidad similar al 8K. Es decir, no hace falta ‘remasterizarlas’.

Datos del mercado del 8K de Deloitte
Comparativa de la relación tamaño y pixeles de 4K y 8K

Así, y tal como lo pintan desde Deloitte, el futuro del 8K no está cerca, pero se ve muy bien.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!