‘Las chicas de oro’ vuelve a Disney+ 30 años después

‘Intro’ de ‘Las chicas de oro’

A mediados del pasado mes de diciembre, Disney+ anunció la incorporación en exclusiva a su catálogo de las siete temporadas de ‘Las chicas de oro’ (1985-92). Así, los 180 episodios que componen esta serie, una de las telecomedias más populares de la historia de la televisión, se pueden disfrutar desde este miércoles, 12 de enero, en la plataforma del ratón Mickey. Y la casualidad ha hecho que el regreso de esta gran producción se convierta en un inesperado homenaje a la única de sus protagonistas que aún vivía: Betty White. La veterana actriz falleció el pasado 30 de diciembre a los 99 años. Apenas dos semanas después de la confirmación de la recuperación de ‘Las chicas de oro’.

Para los más jóvenes, que quizás no la conocen, decir que ‘La chicas de oro’ era una comedia de situación (‘sitcom‘) que seguía el devenir diario de un cuarteto de señoras maduras sin pareja (divorciadas o viudas). Las cuatro comparten un acogedor chalet en Florida, el paraíso de los jubilados estadounidenses. Lo cierto es que visto en el actual panorama televisivo, la idea no presenta muchos alicientes. Pero en 1985 era una idea revolucionaria, ya que hasta entonces a nadie se le había ocurrido que mujeres, y además maduras e independientes, pudieran protagonizar una serie de televisión. Y como suele pasar en este tipo de éxitos inesperados, la idea nació de rebote.

‘CORRUPCIÓN EN MIAMI’
‘Intro’ de ‘Corrupción en Miami’

Y este rebote también tiene su miga, ya que ‘Las chicas de oro’ nació gracias a un espot promocional de la histórica serie ‘Miami Vice’. Estrenada en España como ‘Corrupción en Miami’, esta producción revolucionó el género policiaco con su estilo de video-clip de lujo. Y con dos elegantísimos policías interpretados por los apuestos Philip Michael Thomas y Don Johnson. Por cierto, Johnson fue carne de la prensa rosa por su tormentosa relación de pareja con Melanie Griffith. Hasta 1996, año en el que la actriz se casó con Antonio Banderas.

En el verano de 1984, la cadena NBC sabía que tenía una bomba con ‘Miami Vice’. Por eso, preparó una cuidada promoción para su lanzamiento en septiembre del 84. Y esta presentación incluía el ‘sketch’ cómico ‘Miami Nice’, con dos señoras maduras que viven en la paradisiaca Miami. El ‘gag’, protagonizado por dos actrices muy conocidas en la NBC, Selma Diamond (‘Juzgado de guardia’) y Doris Roberts (‘Remington Steele’), aparecieron en un ‘sketch’ anunciando el próximo ‘Miami Vice’.

El ‘sketch’ no tuvo más recorrido. Pero algo vio en esta ‘promo‘ el por entonces vicepresidente de la NBC, Warren Littlefield, que empezó a darle vuelta a una idea. Y esta idea coincidió en el tiempo con un proyecto sobre una abogada que le acababan de presentar los productores Paul Junger Witt y Tony Thomas (‘El club de los poetas muertos’, ‘Insomnia’,’Enredo’…). A Littlefield, de la abogada solo le interesaba que era mujer. Y propuso a los productores que desarrollasen su idea: un grupo de mujeres maduras que viven jubiladas en Miami.

LA GRAN GUIONISTA, SUSAN HARRIS

La propuesta interesó a los productores, pero se les planteaba el problema de encontrar un buen guionista que desarrollase la novedosa idea. Y Paul Junger Witt consideró que tenía a la persona adecuada: su mujer. Eso sí, Susan Harris ya era mucho más que la mujer de un productor de prestigio. Era, y es, una de las más brillantes y geniales guionistas de telecomedias de la historia de la televisión. Y autora de una docena de ‘sitcoms’, entre las que destacan ‘Enredo’, ‘Benson’, ‘Las chicas de oro’, ‘Nido vacío’, ‘Ellos se lo cuentan todo’ y ‘El hotel de oro’.

En 1984 Susan Harris ya era una guionista de renombre gracias a su serie ‘Enredo’ (1977-81). Esta ‘sitcom’ era una fantástica y brillante sátira de las telenovelas que tanto gustaban a las amas de casa estadounidenses. De ahí su título original (‘Soap’), que hacía referencia a los anuncios de ‘jabones’ que promocionaban estas telenovelas. Espots que, obviamente, iban dirigidos a la audiencia potencial las telenovelas.

El éxito de ‘Enredo’ fue espectacular. Y dio lugar a un ‘spin off’ sobre uno de los personajes de la serie, el mayordomo ‘Benson‘ (1979-86), interpretado por Robert Guillaume. Pero la presión que sufría Susan Harris con el trabajo que le exigía la televisión era extrema, y empezó a pasarle factura. Una situación personal que que se agravó cuando se le diagnosticó síndrome de fatiga crónica. Ante esta realidad, en 1984 Harris ya se estaba planteando retirarse por problemas de salud.

MÁS DE 60 AÑOS

Pero cuando su marido y socio le propuso el nuevo proyecto de la NBC, la chispa creativa de Harris se volvió a encender quemando dolores y tensiones. Como ella misma reconocería, la idea le motivó, porque se centraba en «un grupo demográfico que nunca se había abordado» en pantalla. Eso sí, Harris fue más revolucionaria que la idea original del vicepresidente de la NBC: las protagonistas tendrían más de 60 años. Y cuando Littlefield leyó el proyecto de Harris, se rindió a la evidencia. «¡Esto es genial. Es un clásico!», recordaría el directivo sobre su primera lectura de la propuesta de Harris. Y así, el 14 de septiembre de 1985, nació ‘Las chicas de oro’.

El secreto del éxito de ‘Las chicas de oro’ estaba, como en todas estas grandes producciones, en la perfecta conjunción de unos personajes maravillosamente dibujados y unas intérpretes que encajaban como un calcetín con las protagonistas. Y la espita para hacer estallar esta bomba del humor estaba en los diálogos. Mordaces, brillantes y con un punto picante sin pasar nunca el nivel de propuesta familiar. Un gran trabajo de Harris que, pese a su interés por la producción, delegó buena parte de los guiones y se dedicó a la supervisión. Ella quería, pero su estado físico no se lo permitía.

LAS CUATRO CHICAS DE ORO
Betty White, protagonista de 'Las chicas de oro'

Rose (Betty White)

Rose  es la ingenua del grupo. Distraída, sentimental y buena de naturaleza, suele sacar de quicio a sus compañeras de piso por su candidez rayana a la bobaliconería.

La actriz Betty White (1922-2021) reconocería que dudó que fuese capaz de crear el personaje, y que fue la propia Susan Harris quien la convenció. Y acertó.

Artista de larguísima y brillante carrera, Betty White empezó siendo la ‘Dama de los Concursos‘ televisivos y pasó a ser una de las reinas del humor gracias a sus trabajos en series tan importantes como ‘The Mary Tyler Moore Show’ (‘La chica de la tele’) y, claro, ‘Las chicas de oro’, por la que fue galardonada con un Emmy. Hasta su muerte, con 99 años, siguió en activo.

Bea Arthur, protagonista de 'Las chicas cd oro'

Dorothy (Bea Arthur)

Dorothy es la hija de la vitriólica Sophia, y la única divorciada del grupo, tras 30 años de un matrimonio que acabó cuando su ‘ex’ se fue con una azafata. Es la más seria y responsable de todas. Y también la más joven, por lo que aún ejerce como profesora suplente de Literatura Americana. Per su verdadero trabajo es intentar controlar los continuos roces de su sarcástica madre y la bobalicona Rose.

Bea Arthur (1922-2009) fue una estrella de los musicales de Broadway antes de triunfar en la televisión de la mano de -cómo no- Susan Harris. Ella la hizo protagonista de su telecomedia ‘Maude‘ (1972). En esta serie encarnaba a una feminista liberal, papel por el que fue galardonada con un Emmy. Tras ‘Maude’ llegó ‘Las chicas de oro’. Arhur rechazó protagonizar un ‘spin off’, ya que no quería ser encasillada como Dorothy. Optó por centrar su carrera en los escenarios, donde había empezado.

Rue McClanahan, protagonista de  'Las chicas de oro'

Blanche (Rue McClanahan)

Blanche era la más vanidosa, coqueta y sensual del cuarteto, además de la propietaria de la casa en la que vivían todas. Belleza sureña en su juventud, su vida aún gira alrededor de sus continuos flirteos con hombres con algo especial. Su pasión por el sexo opuesto (que roza la ninfomanía) es uno de los argumentos más explotados en los divertidos diálogos que mantiene con la descreída Sophia y la ingenua Rose.

Rue McClanahan (1934-2010) empezó a ser conocida por la serie ‘Another World‘ (1970). Su interpretación llamó la atención de Susan Harris, que la fichó para su comedia ‘Maude’. En esta producción encarnó a Vivian, la mejor amiga de la protagonista, interpretada por Beatrice Arthur. Así se entiende mejor cómo ambas pasaron a formar parte del elenco de ‘Las chicas de oro’.

Pero a diferencia de Arthur, McClanahan sí aceptó intervenir en el ‘spin off’ de ‘Las chicas de oro’. Junto a Betty White y Estelle Getty protagonizó la frustrada ‘El hotel de oro’ (‘The Golden Palace’, 1992).

Estelle Getty, protagonista de 'Las chicas de oro'

Sophia (Estelle Getty )

Sarcástica, desinhibida, aguda y descreída. Sophia era todo lo contrario de la cándida Rose, lo que daba pie a unos hilarantes diálogos entre ambas. Nacida en la dura Sicilia, Sophia intenta volver a su tierra cuando la residencia en la que vivía se incendia y todas las sospechas recaen en ella. Su hija Dorothy la convence para que se vaya a vivir con ella a casa de Blanche, con la que también se las tiene.

Pese a interpretara el papel más carismático de ‘Las chicas de oro’, la actriz Estelle Getty (1923-2008) no tiene una destacada carrera televisiva, ya que sus mejores trabajos han sido en el cine: las películas ‘Tootsie‘ (1982) y Mask (1985).

Tras triunfar en ‘Las chicas de oro, Getty intentó mantener el éxito con el ‘spin off’ de la serie ‘El hotel de oro‘, y volvió a trabajar en el cine encarnando a la madre de Sylvester Stallone en ‘¡Alto! O mi madre dispara’. Dos proyectos que no funcionaron. Por cierto, en la vida real, Getty era un año más joven que Bea Athur, su hija Dorothy en la serie. Viendo a ambas caracterizadas en la serie, parece increíble.

LA HERENCIA

En mayo de 1992, y tras siete temporadas y 180 episodios, ‘Las chicas de oro’ se cerró con la friolera de 36 galardones (y 191 nominaciones), de entre los que destacan 11 Premios Emmy y 3 Globos de Oro. La serie ya daba muestras de agotamiento, pero la excusa que quizás precipitó la cancelación fue la decisión de Bea Arthur de dejar su personaje para no encasillarse. Así, la trama se cerró con la boda de Dorothy con el tío de Blanche, Lucas, interpretado por Leslie Nielsen (‘Aterriza como puedas’, ‘Agárralo como puedas’, ‘Spanish Movie’…).

‘Intro’ de ‘The Golden Palace’

La salida de Bea Arthur finiquitó la serie, pero no la idea, que la NBC creía que podía seguir siendo rentable y se podía exprimir un poco más. Así, acordó con Susan Harris un ‘spin off’ de la serie original, titulado ‘The Golden Palace’, que en España se presentó como ‘El hotel de oro’.

Estrenada en 1992, ‘The Golden Palace’ reunía a las tres actrices que sí querían seguir siendo ‘chicas de oro’: Betty White, Rue McClanahan y Estelle. La nueva trama se sitúa justo después de la boda de Dorothy, cuando Blanche, Rose y Sophia compran un hotel de lujo ‘Golden Palace’. En este nuevo escenario se sumaron los personajes del director, Roland; el cocinero, Chuy (Cheech Marin), y el hijo de Roland, Oliver (Billy L. Sullivan).

El papel de Roland lo encarnaba Don Cheadle, actor nominado al Oscar por ‘Hotel Ruanda’, y muy conocido por su papel de teniente coronel Rhodey en las producciones de Marvel: ‘Iron Man’ 2′, ‘Vengadores: La era de Ultrón’, ‘Capitán América: Civil War’ , Vengadores: Infinity War’, ‘Vengadores: Endgame’ y ‘Falcon y el Soldado de Invierno’.

Pero la nueva producción no acabó de cuajar entre la audiencia y, aunque estaba prevista una segunda temporada, la NBC optó por cancelarla tras su primera entrega de 34 episodios. Como reconocería la propia Harris, el fracaso de esta serie estaba en la ausencia de Dorothy. Sin el personaje de Bea Arthur, las chicas no eran de oro.

IMPACTO INTERNACIONAL

El éxito de ‘Las chicas de oro’ fue mundial, y su gran impacto permitió la producción de una decena de versiones locales de la serie original. Y entre estas adaptaciones destacan dos series españolas de TVE, que intentaron -sin acabar de conseguirlo- emular el ‘pelotazo‘ de Susan Harris con ‘chicas de oro’ locales. Ambos intentos frustrados fueron ‘Juntas pero no revueltas’ (1995), y ‘Las chicas de oro’ (2010).

‘Promo’ de ‘Juntas pero no revueltas’

Dirigida por Antonio del Real (‘El río que nos lleva’), ‘Juntas pero no revueltas’ estaba protagonizada por Mercedes Sampietro, Mónica Randall, Kiti Mánver y Amparo Baró. Sampietro encarnaba a Julia, que venía a ser la Dorothy (Beatrice Arthur) de ‘Las chicas de oro’. Randall era Nuri, la apasionada Blanche (Rue McClanahan) en la serie original.
Mánver interpretaba el papel de la ingenua Rosa, y que era el fiel reflejo de la Rose (Betty White) creada por Susan Harris. Y Baró era Benigna, la gran Sophia (Estelle Getty) del original estadounidense.

Pese a la indiscutible categoría de las cuatro actrices protagonistas, y el buen guion sobre el que trabajaban, la serie no cuajó. El estreno creó una gran expectación (3.215.000 de espectadores y un 19% de cuota), pero poco a poco fue perdiendo interés. Acabó desapareciendo sin pena ni gloria, tras una única temporada de 26 episodios, entre continuos cambios de horario y día de emisión.

‘LAS CHICAS DE ORO’ ESPAÑOLAS
Rodaje de ‘Las chicas de oro’ de TVE

El segundo intento de TVE de traer a España el tirón de ‘Las chicas de oro’ se estrenó 15 años después de ‘Juntas pero no revueltas. Y llegó directamente con el título de ‘Las chicas de oro’. La nueva adaptación estaba producida por todo un personaje: José Luis Moreno. Actualmente, Moreno está acusado de liderar una organización criminal, de narcotráfico, estafa, blanqueo de dinero, además de tener una millonaria deuda con Hacienda. Pero a principios de este siglo, José Luis Moreno era el Rey Midas de la televisión española, con éxitos de la categoría de ‘Noche de fiesta’, ‘Aquí no hay quien viva’, ‘Escenas de matrimonio’…

Moreno hizo una fiel copia de la serie original, adaptando los personajes y los guiones a la realidad española del año 2010. Y lo hizo con cuatro de las mejores actrices españolas del momento: Concha Velasco, Alicia Hermida, Lola Herrera y Carmen Maura. Este gran cuarteto encarnaban, respectivamente, a Doroti, Sofía, Blanca y Rosa. Los nombres originales españolizados ya daban una idea de por dónde iba la nueva propuesta.

Aunque también creó una gran expectación en su estreno (más de cuatro millones de espectadores y un 22% de cuota), siguió los mismos pasos que su antecesora, diluyéndose poco a poco. Este progresivo hundimiento lo achacó la crítica especializada en la poca calidad y chabacanería que destilaban los guiones, pese a los esfuerzos de las actrices de subir el nivel. La incorporación de Concha Velasco como presentadora del programa ‘Cine de Barrio’ precipitó un final ya anunciado de la serie, que se cerró tras una única temporada de 25 episodios.

Pero estos ‘tropezones’ de copias frustradas no pueden empañar el brillo y la fuerza de la series original, una joya del humor televisivo que ahora se puede volver a disfrutar al completo a través de la plataforma Disney+.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!