Eurovisión cumple 65(-1) años

El 24 de mayo de 1956 se celebró en Lugano (Suiza) la primera edición del Festival de Eurovisión, un certamen musical que, tomando como referencia el prestigioso Festival de la Canción San Remo, nacía con la intención de promocionar la Unión Europea de Radiodifusión (UER). Esta organización de radiodifusoras de servicio público era (y sigue siendo) un ‘pool’ de intercambio de noticias e imágenes en el -entonces- incipiente mercado televisivo.

Aquella primera edición fue más bien un experimento en el que participaron siete países (Bélgica, Alemania, Francia, Suiza, Luxemburgo, Holanda e Italia). Y, a a falta de satélites, se transmitió en directo vía hertziana. Es decir, de antena repetidora en antena repetidora. Y así por toda Europa. Todo un hito. Entonces nadie se podía imaginar que aquel modesto concurso musical (que por cierto, ganó la cantante suiza Lys Assia) se haya convertido 65 años después en un fenómeno de masas mundial, capaz de reunir ante el televisor a la friolera de 500 millones de personas de todo el planeta.

Eso sí, este 2021 cumple 65 años, pero 64 ediciones, ya que la del 2020 ha sido la única que se ha suspendido desde que comenzó a celebrarse el festival. Lo que no pudieron suspender acontecimientos históricos del calibre de la guerra en la antigua Yugoslavia o los tensos conflictos entre Ucrania y Rusia, o Palestina e Israel, sí lo consiguió el año pasado la pandemia del Covid-19, que paralizó al mundo. Incluido el Festival de Eurovisión. Por eso, la 64ª edición coincide con 65º cumpleaños del festival, que se celebra este sábado, 22 de mayo, en Rotterdam, donde se debía haber celebrado en 2020.

¿REPRESENTANTE DE ESPAÑA O DE TVE?

Y la cadena que en España emitirá esta 65ª (-1) edición del Festival de Eurovisión es TVE-1 (21.00 horas). Como siempre. La televisión estatal es miembro de la UER desde sus inicios, y forma parte del denominado ‘Big Five’, que son las cinco grandes televisiones estatales que más ‘cotizan‘ en esta organización: las de Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña y España. La gran ventaja que tiene este ‘Big Five’ es que su representante en el certamen (en el caso de TVE Blas Cantó) pasa directamente a la final del sábado. Sin tener que superar las eliminatorias previas. Es la prerrogativa de los que más pagan a la UER.

Así, TVE forma parte de la UER desde sus inicios, y cuando en España solo había una televisión. Eso hizo que se estableciese una relación peculiar: el representante de TVE en Eurovisión es el representante de España. Pero desde que en España existen televisiones autonómicas y privadas, esta relación es equívoca. Parece claro que quien canta en Eurovisión no es el representante de todas las televisiones de España, sino solo de TVE, que es la única tele española en la UER. Y bien que quiere seguir manteniendo esta exclusividad la tele estatal, por obvias razones de rivalidad comercial. Así a Televisión Española ya le va bien mantener ese concepto equívoca de TVE=España.

Al margen de esta buscada confusión entre España y TVE, el caso es que el Festival de Eurovisión es uno de los grandes acontecimientos del año en todo el país, y con audiencias que casi siempre han sido millonarias. Así, en las 27 ediciones emitidas desde 1992 (año en el que se incorporaron los audímetros en el control de las audiencias), las tres que encabezan la clasificación son las del 2002, 2008 y 2003.

EL TIRÓN DE ‘OPERACIÓN TRIUNFO’

La del 2002 correspondió a la actuación de Rosa López, quien defendió a TVE con la canción ‘Europe’s living a celebration’ y reunió a 12.755.000 espectadores. Para explicar este pelotazo de audiencia hay que tener en cuenta que la representante de TVE en el festival salió del ganador de la primera edición de ‘Operación Triunfo‘, uno de los más espectaculares éxitos de audiencia de la historia de la televisión en España, (y en medio mundo con sus adaptaciones). No es de extrañar entonces que el tercer certamen de Eurovisión más visto en España fuese el del año siguiente al de Rosa. Ahora con la ganadora de la segunda edición de ‘Operación Triunfo’: Beth Rodergas. La cantante catalana, que interpretó la composición ‘Dime‘, reunió en esa edición a una media de 8.790.000 espectadores.

… Y DEL ‘CACHONDEÍTO’

Y entre Rosa y Beth se sitúa como el segundo certamen más visto el de Rodolfo Chikilicuatre con su ‘Baila el chiki chiki‘. Sin duda, fue el momento más bochornoso en la historia de TVE en Eurovisión, ya que Chikilicuatre era un personaje ficticio interpretado por el cómico David Fernández y creado por Andreu Buenafuente con la gamberra intención de presentarse en las votaciones para candidatos a cantar en el certamen. Y se fue de madre. La audiencia empezó a votar al ‘farsante‘ como divertimento, y TVE vio impotente cómo sus normas de votación abierta le obligaban a aceptar el resultado. O a suspender su participación con el consiguiente escándalo. Total, que tuvo que apechugar y la actuación de Chikilicuatre en Eurovisión en 2008 ha quedado como uno de los momentos más chuscos de la historia del certamen. Pero con una audiencia brutal: una media de 9.336.000 personas se rieron de lo lindo en aquella ocasión.

Cabe señalar que esto se hubiese evitado si el personaje creado por Buenafuente hubiera renunciado previamente. Pero al cómico catalán, que entonces tenía su ‘late show’ en La Sexta, ya le iba bien la brutal publicidad que le proporcionaba Chikilicuatre. Seguramente si La Sexta hubiese formado parte de la UER, esto no habría pasado. Pero en la UER en España solo estaba -y está- TVE. Pero aprendió la lección: pasó a controlar directamente las votaciones de los candidatos. Para algo es su concurso.

LOS TRES ‘PELOTAZOS’ DE AUDIENCIA DE TVE
Rosa López. ‘Europe’s living a celebration’. 12.755.000 espectadores (2002)
Rodolfo Chikilicuatre. ‘Baila el chiki chiki’. 9.336.000 espectadores (2008)
Beth. Rodergas ‘Dime’.
8.790.000 espectadores (2003)
LA DICTADURA QUIERE GANAR EN EUROPA

Por esa obsesión que tenía la dictadura franquista por ganar prestigio internacional para ‘codearse’ con la democracias europeas, siempre se le dio una gran importancia ‘diplomática‘ a la participación en el Festival de Eurovisión. Eso explica el renombre de algunos de los representantes españoles en el certamen. TVE debutó en el festival con Conchita Bautista en 1961, que cantó ‘Estando contigo‘. Tras ella competirían por ganar José Guardiola, Raphael (en dos ocasiones), Julio Iglesias, Mocedades, Peret…

Fue en 1968 cuando el interés franquista por triunfar en Europa hizo que se preparasen todos los ‘detalles‘, más o menos confesados, para asegurar la victoria al régimen. Pero todo estuvo a punto de irse al traste cuando al cantante elegido para interpretar su canción, un jovencísimo Joan Manuel Serrat, se le ocurrió decir que la interpretaría en su idioma: catalán. Obviamente, fue fulminado por las fuerzas vivas del franquismo, que lo sustituyeron por María de los Ángeles Félix Santamaría Espinosa. Su nombre artístico: Massiel. Ella no tuvo problemas para interpretar la versión en la lengua del imperio y lograr, con 29 puntos, la primera y sutilmente ‘preparada’ victoria de España/TVE en Eurovisión.

Joan Manuel Serrat interpretando la versión original y prohibida de la canción en catalán ‘La, la, la’.

TRIUNFO A CUATRO BANDAS

Tras la victoria de Massiel, que pasó a ser prácticamente una heroína nacional del régimen (con el que curiosamente ella no comulgaba en absoluto), le tocó el turno a TVE de organizar el festival del año siguiente. Así, el Teatro Real de Madrid acogió la edición de 1969, en la que TVE repitió victoria con Salomé entonando ‘Vivo cantando’. Eso sí, fue una victoria que supo a poco, ya que el sistema de votación permitió que fuese un triunfo compartido entre cuatro países. Además de la cantante catalana, ganaron  Lulu (Reino Unido), Frida Boccara (Francia) y Lenny Kuhr (Países Bajos). Es la única vez que se ha dado esta victorias a cuatro bandas. Y la última que ganó TVE/España. Y de eso ya hace 52 años.

LAS DOS VICTORIAS DE TVE
Massiel canta ‘La, la, la’, en Eurovisión (1968)
Salomé canta ‘Vivo cantando’ en Eurovisión (1969)
EL TEMIDO ‘CERO PATATERO’

Aunque no siempre sale a cuenta ganar en Eurovisión (el triunfador organiza la siempre carísima edición del año siguiente), todos buscan dejar una buena imagen (y posición) para mantener un prestigio internacional. Por eso, cerrar Eurovisión con la ‘deshonra‘ de no haber conseguido ni un solo punto del resto de los países participantes es una humillación pública. Y España/TVE ha visto el ‘zero points‘ en tres ocasiones.

De hecho, los ‘roscos’ llegaron pronto a la representación española: en su segunda participación. Fue el cantante catalán Víctor Balaguer, flamante ganador del Festival de Benidorm, quien en 1962 tuvo la desgracia de llevarse el primer ‘cero’ con la canción ‘Llámame‘.

El segundo llegó con Conchita Bautista. La que tuvo el honor de ser la primera representante española en el certamen en 1961 (donde logró un digno noveno puesto con ‘Estando contigo’), tuvo que pasar por la decepción del cero solo cuatro años más tarde. Fue en 1965 y con una canción de título nada acertado para la ocasión: ‘¡Qué bueno, qué bueno!’. Compartió el cero con otros tres países. Triste consuelo para la artista sevillana.

El -por el momento- último ‘zero points‘ que atesora TVE en el Festival de Eurovisión se lo llevó Remedios Amaya en Berlín, en la edición de 1983. La también cantante sevillana, la primera mujer gitana que participaba en el certamen, cantó descalza ¿Quién maneja mi barca’, composición con una letra bastante surrealista que no enganchó a nadie.

LOS TRES ‘ZERO POINTS’ DE TVE
Víctor Balaguer canta ‘Lámame’, en Eurovisión 1962
Conchita Bautista canta ‘¡Qué bueno, qué bueno!’ en Eurovisión 1965
Remedios Amaya canta ‘Quién maneja mi barca, en Eurovisión 1983
close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!