Emilio Aragón, medio siglo en la tele

Emilio Aragón vuelve a la pequeña pantalla. El que fuera payaso de la tele (primero sin voz, pero con cencerro), actor, presentador, ‘showman’, director, guionista, músico multinstrumentista empresario audiovisual…, se vuelve a poner ante las cámaras para dirigir y presentar en Movistar+ ‘B.S.O.’. Y en este nuevo formato de ocho programas, el polifacético artista recupera su don de hombre-orquesta: combina entrevistas, música en directo, humor y cine.

QUÉ ES ‘B.S.O.’

En cada entrega, el carismático ‘showman’ recibirá la visita de un invitado que repasará su vida a través de las canciones que han marcado su trayectoria profesional y sus momentos personales más importantes. Cada programa estará hecho a medida del homenajeado, resaltando su personalidad y sus gustos musicales.


Actuaciones musicales en directo, una banda, músicos instrumentistas, sorprendentes montajes audiovisuales, coreografías, emoción, nostalgia y la colaboración de artistas nacionales. Todo bajo la batuta de Emilio Aragón, que además interpretará algunos de las canciones. Estos son los ingredientes principales de esta nueva producción televisiva de la plataforma Movistar+.

La vuelta de Emilio Aragón es una buena excusa para recordar todo lo que ha sido y ha aportado este gran profesional a la historia de la televisión española de finales del efervescente siglo XX y principios del convulso siglo XXI.

De raza le viene al galgo. Y a Emilio Aragón le viene su talento de los genes que heredó de una familia de prestigiosos payasos (él es la cuarta generación). De ellos aprendió a sobrevivir con arte y mucho y buen humor. Nació en 1959 en La Habana (de donde era su madre) y vivió su infancia viajando por toda América. Gajes del oficio de tener una familia de payasos. Pero cuando cumplió 13 años, toda la saga volvió a España, donde tenían un nuevo contrato en la televisión.

DEBUT EN TVE

Así fue como, en julio de 1973, TVE empezó a emitir ‘Las aventuras de Gaby, Fofó y Miliki’. El programa se emitía de lunes a viernes (15.30 horas), y lo protagonizaban los payasos Gabriel Aragón Bermúdez (Gaby), Alfonso Aragón Bermúdez (Fofó), Emilio Aragón Bermúdez (Miliki) y Alfonso Aragón Sac (Fofito). En este ‘show’ debutó, con1 4 años, Emilio Aragón, con el nombre artístico de Milikito, diminutivo del de su padre. Pero antes de SER MilikiTO, Emilio ya intervino como extra en alguno de los gags. Como ‘Los fotógrafos’.

Las aventuras de Gaby, Fofó y Miliki’ fue un éxito y dio lugar a la renovación del contrato y una mayor inversión en producción. Así empezó la era de dorada de ‘El gran circo de TVE’, espectáculo que estuvo en antena cuatro años. Así se consagraron los payasos de la tele, y marcaron a toda una generación de jóvenes espectadores. Milikito se hizo fijo del ‘show’, pero empezó como payaso mudo, que se comunicaba a través de un escandaloso cencerro. No era la estrella, pero poco a poco ya se iba ‘comiendo‘ los planos con su simpatía. En 1977, Milikito ya era uno de los grandes del programa. Y tuvo voz.

TVE estrenó en 1982 la última etapa del programa, titulado ‘El loco mundo de los payasos’, en el que ya no estaba Milikito. Emilio Aragón había decidido enterrar su cencerro y dar el do de pecho por su cuenta. Eso sí, su debut en solitario en 1983 siguió las esencias de su educación familiar con ‘Ni en vivo ni en directo’, un programa de ‘gags’ de todo tipo

NOMINADO AL EMMY

Emilio Aragón siguiendo una línea blanca infinita, o al frente de un informativo satírico que presentaba con un «Buenas noches. Soy Emilio Aragón y usted no lo es«. Estos son de los ‘sketches’ de este espacio, una gran apuesta de TVE (cada programa superó el millón de pesetas de presupuesto). Pero valió la pena. ‘Ni en vivo ni en directo’, que se grabó en los antiguos estudios de Miramar (Barcelona) fue un éxito de audiencia y, además, logó ser nominado al Premio Emmy Internacional. Un galardón que en España solo han conseguido ‘La cabina’ y ‘La casa de papel’.

A mediados de los 80, Emilio Aragón era una estrella en pleno lanzamiento. Este valor no se le escapó al perspicaz Chicho Ibáñez Serrador, quien estuvo apunto de contratarlo para presentar el ‘Un, dos, tres…’. Pero el acuerdo se frustró. Todavía era demasiado joven para un proyecto de tal envergadura. O eso pensó Chicho.

El caso es que Emilio Aragón ya tenía muchas cosas en la cartera. Así, tras presentar algunos especiales en TVE y crear en 1988 su propia productora musical (Caribe), Emilio Aragón cambio de registro en Canal Sur como presentador de un concurso ‘Saque la bola’ (1989). En este nuevo género televisivo, mostró su desparpajo y empatía. Este rodaje le permitió llamar la atención de Tele 5, que le hizo debutar en 1990 al frente de unos de los primeros grandes proyectos de esta cadena privada: ‘VIP‘. A est ‘show’ le seguirían ‘Vip Noche’ y ‘Vip Guay’.

EL REY DE LOS CONCURSOS

En este concurso, basado en el juego de Tres en Raya, Emilio sustituyó al ventrílocuo José Luis Moreno. Y rompió la pana. En el programa (en el que Belén Rueda y Mar Flores eran azafatas) arrasó con su estilo desenfadado, sus frases («¡Dabuten!») y su fantástico ‘look’ de esmoquin negro y zapatillas deportivas blancas. Así, se consagró como una estrella ‘blanca’ de la nueva tele. Y también en uno de los primeros fichajes millonarios de la guerra de la cadenas. Antena 3 se llevó a su parrilla a este personaje mediático para presentar el concurso ‘El gran juego de la oca’. Otro pelotazo histórico de la televisión festiva de aquellos años, con cámaras voladoras, ‘cacaos maravillaos’ y purpurina. A mediados de los 90, Emilio Aragón era el rey de los concursos.

‘Vip Noche’
‘El gran juego de la oca’

Y cuando ya tenía a todo el mundo en el bolsillo, Emilio Aragón volvió a hacer un quiebro en su carrera. En 1995 se lanzó a realizar y protagonizar una serie de ficción con la que volvió a Tele 5: ‘Médico de familia’. Fue una apuesta acertada, pero a medias. Está producción le llevaría al cénit de su carrera televisiva frente a las cámaras. Pero también le convirtió en una persona agobiado por el asedio al que le sometieron los medios de comunicación.

LA ‘HUIDA’ A BOSTON

La presión sobre él y su familia fue tan brutal que, tras cerrar la tercera temporada de ‘Médico de familia (1996), literalmente se vio obligado a ‘huir’ a Boston. Fueron unos meses de descompresión que le permitieron seguir triunfando como médico hasta 1999.

‘Médico de familia’

‘Médico de familia’ fue la primera serie de Globomedia, productora que Emilio Aragón fundó en 1993 junto a Daniel Écija (con quien coincidió en ‘Vip’ y ‘El gran juego de la oca’), al comprobar el gran negocio que se abría en España con las televisiones privadas y autonómicas. Otro gran acierto, ya que Globomedia (ahora bajo la órbita de Mediapro) fue una de las más exitosas productoras de serie de televisión (‘Periodistas’, ‘Compañeros’, ‘7 vidas’, ‘El internado’, ‘Águila Roja’...). Y, además, fue una de las empresas accionista de la cadena La Sexta (2005).

En ‘Médico de familia’ se pusieron las bases de lo que debía ser una serie familiar de éxito. Y lo clavó: fue un pelotazo de audiencia (unos 7,5 millones de espectadores de media en cuatro años) y se llevó todos los premios que había en aquellos años. Además, creó escuela internacional: se hicieron versiones de la serie en Alemania, Bélgica, Finlandia, Italia, Portugal, Rusia…

La trama se centraba en Nacho Martín, un afable médico de familia viudo con tres hijos (Emilio Aragón) y su entorno, en el que se representaba buena parte de la sociedad española. La pareja de Martín era su cuñada y, posteriormente, mujer. El papel lo interpretaba Lydia Bosch, a la que Aragón y Écija conocieron en ‘El gran juego de la Oca’. Allí, Bosch era azafata. A destacar la presencia en las primeras temporadas de Ana Duato, que hoy en día sigue siendo la protagonista de otra serie que está haciendo historia: ‘Cuéntame…’

DE ‘MÉDICO’ A PRESIDENTE DE LA SEXTA

Tras ‘Médico de familia’, Emilio Aragón empezó a diversificar su trabajo y a centrarse más en la gestión de su ‘imperio’ audiovisual de Globomedia, y que le llevaría a ser presidente honorífico de La Sexta (2006). Aún así, protagonizó otro par de series que, pese a su calidad, no tuvieron el impacto de ‘Médico de familia’.

Así, volvió volvió a Tele 5 en 2002 con ‘Javier ya no vive solo‘, y en 2004 protagonizó en Antena 3 ‘Casi perfectos’. En la primera, encarnaba a un cuarentón que se tiene que hacer cargo de sus sobrinas. Y en la segunda, que se grabó con público en el plató, era un padre de familia agobiado por su madre y sus hermanos.

Casi perfectos

Tras ‘Casi perfectos’, Emilio Aragón cambió de posición: se puso tras las cámaras (en 2009 dirigió la películas ‘Pájaros de papel’ y, en 2012, ‘Una noche en el Viejo México’) y las mesas de los despachos de Globomedia y La Sexta.

A partir de 2015 empezó a colaborar puntualmente en ‘El Hormiguero’. También escribió y dirigió en 2017 la serie de Antena 3 ‘Pulsaciones‘ (un ‘thriller’ con toque fantástico). E incluso hizo un pequeño cameo en ‘Paquita Salas’ (2019).

‘Pulsaciones’

Pero estos últimos años, el interés de Emilio Aragón se ha centrado en dinamizar desde su productora Caribe sus proyectos solidarios. Es vicepresidente de Acción Contra el Hambre, y colabora con  Intermón Oxfam, el Comité Drogas No y la Fundación Dales la Palabra. Y a todo esto ahora suma ‘B.S.O’, con el que vuelve al ruedo casi medio siglo después de su debut en la televisión española. Pero ahora ya no lleva un cencerro, sino muchas tablas.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!