35 años con ‘Tristeza de amor’

Introducción de ‘Tristeza de amor’

El 1 de abril de 1986, TVE-1 estrenó ‘Tristeza de amor’, una serie que logró un gran éxito en su momento y que, 35 años después de su emisión, está considerada una de las producciones destacadas de la historia de la televisión en España. Y no solo por su calidad, la categoría de los actores y la aceptación popular. Sino también porque fue la primera serie que se grabó íntegramente en vídeo. Pero sobre todo, porque fue la primera que se ‘atrevió’ a plantear en pantalla temas peliagudos (la homosexualidad, el acoso laboral…) . Un hito en una España que aún no acababa de desprenderse de la miseria cultural y social que dejó tras de sí la dictadura franquista. Ya había un Gobierno socialista, y España acababa de entrar en la Unión Económica Europea, sí. Pero hacía solo cinco años del 23-F que intentó volver al pasado… Y esta televisión también ayudó a desprenderse de la caspa.

Carátula de la serie de TVE 'Tristeza de amor'
Carátula ‘Tristeza de amor’

Otro de los aciertos de la serie y que ayudó a fijar su éxito fue la elección como banda sonora de ‘Tristeza amor’. Era una canción del cantautor madrileño Hilario Camacho (1948-2006). Camacho fue un excelente músico que compuso temas para Joaquín Sabina o Luz Casal. Pero que seguramente de lo que sacó más provecho económico fue de la banda sonora de la serie de animación ‘David, el gnomo’… Cosas que tiene el arte…

EL AUTOR

El acierto de la serie ‘Tristeza de amor’ se asentaba en su guion, que supo mostrar con brillante ecuanimidad las miserias y los anhelos de la España real de los 80. Los personaje que reflejaban esta realidad estaban interpretados por actores de primera línea, que daban mayor verosimilitud (e identificación) a la trama. Y, claro está, la guinda era el impacto mediático que proporcionó una canción con gancho en la única televisión que existía. Bueno, estaba La 2 (entonces denominada el UHF), pero era marginal.

Eduardo Mallorquí era el autor de la serie, centrada en un programa de radio nocturno que, inesperadamente, obtiene un espectacular éxito de audiencia. Mallorquí ya era un reconocido guionista, que supo desprenderse del agobiante peso del éxito de su padre, José Mallorquí. Éste era un celebre escritor catalán, creador de ‘El Coyote’ (icono de la literatura popular de los años 40 y 50). La relación entre ambos era excelente, y la muerte del padre en 1971 (se suicidó al no poder superar la muerte de su mujer) fue un duro golpe para el hijo, tal como se refleja en ‘Tristeza de amor’: al inicio de la serie, aparece un rótulo con una dedicatoria a J. Mallorquí…, quien ya hacía 15 años que había muerto.

LA HISTORIA NEGRA

Pero el éxito que tuvo Mallorquí con ‘Tristeza de amor’ no tuvo continuidad en TVE, cadena con la que acabó en los juzgados. Mallorquí fue el creador de otra serie para la televisión estatal, ‘Para Elisa’ (1992), una superproducción de 16 episodios (tuvo un presupuesto de 1.340 millones de pesetas de la época) que la dirección de TVE retocó y recortó. Mallorquí solicitó el secuestro cautelar de la obra, pero el juez impuso una fianza de 100 millones de pesetas. Total, que ‘Para Elisa’, comedia melodramática sobre el mundo de la publicidad, que protagonizaron Assumpta Serna, Xabier Elorrieta, Fernando Valverde y Óscar Ladoire, se emitió…, pasada la medianoche. Y pasó sin pena ni gloria.

Emma Suárez en la serie de TVE 'Tristeza de amor'
Emma Suárez

Mallorquí no superó la derrota personal que significó esta serie y entró en una dinámica negativa que, con los años, le llevó a tener problemas económicos que le sumieron en una profunda depresión y…, si, como su padre, se suicidó. El 16 de marzo de 2001. Tenía 58 años. Su padre, 59.

Más macabras coincidencias alrededor de ‘Tristeza de amor’. El compositor Hilario Camacho se suicidó en 2006. Tenía 58 años. Y el por entonces famosa estrella Alfredo Mayo falleció de un ataque de corazón en pleno rodaje de la serie, de la que debía ser uno de los protagonistas.

LOS PROTAGONISTAS

La presencia en ‘Tristeza de amor’ del catalán Alfredo Mayo era la constatación del interés de TVE de dar categoría a una de sus grandes apuestas de ficción. Pero no era el único. En la producción se reunieron actores de la categoría de Alfredo Landa, Concha Cuetos, Eduardo Fajardo (que sustituyó a Mayo), Carlos Larrañaga… También aparecían jóvenes valores, como Emma Suárez o Tito Valverde, y un ídolo erótico de aquellos años, la actriz alemana afincada en Barcelona Roswicha Bertasha Smid Honczar, artísticamente conocida como la exótica Nadiuska.

Nadiuska en la serie de TVE 'Tristeza de amor'
Nadiuska

Alfredo Landa, un grandísimo actor (‘El crack’, Los santos inocentes’..) marcado por el ‘landismo‘ (un reprimido macho ibérico en la España del destape), tuvo en ‘Tristeza de amor’ la oportunidad para demostrar su categoría dramática. Landa trabajó poco en televisión, medio en el que destacan sus trabajos como Sancho en ‘Don Quijote de Miguel de Cervantes‘ (1991), y en las series ‘Lleno, por favor’ (1993) y ‘Por fin solos‘ (1995). Su último trabajo en la pequeña pantalla fue en tres episodios de la serie ‘Los Serrano’ (2003).

RIPOLL Y CUETOS

Junto a Landa, protagonizaba ‘Tristeza de amor’ Concha Cuetos, una actriz que sí tenía un largo recorrido en TVE, cadena en la que debutó en 1961 con el programa musical ‘Escala en Hi-Fi’. Habitual en los ‘Estudio 1′, Cuetos llegó a Tristeza de amor’ tras el bombazo que significó ‘Verano azul’, serie de Antonio Mercero en la que encarnó a la madre de Desi (Cristina Torres). Tras ‘Tristeza de amor’, Cuetos volvió a trabajar con Mercero en la primera gran serie de la televisión privada española, ‘Farmacia de guardia‘ (1991), producción que la consagró. La última aparición de Cuetos en la tele, con 71 años, fue en la serie de Cuatro ‘Rabia‘ (2015).

También destaca en la serie su director, Manuel Ripoll, quien se había ganado un gran prestigio en TVE con sus adaptaciones en el clásico ‘Estudio 1’, y como realizador del histórico ‘show’ ‘El gran circo de TVE’. Tras ‘Tristeza de amor’, en la que trabajó con la que por entonces era su mujer, Concha Cuetos, Ripoll tuvo otra producción muy destacada en TVE, ‘Villa Rosaura’, serie que en 1990 protagonizaron Rosa Maria Sardà y Ferran Rañé.

Alfredo Landa y Concha Cuetos en la serie de TVE 'Tristeza de amor'
Alfredo Landa y Concha Cuetos en ‘Tristeza de amor’
LA TRAMA

El protagonista de ‘Tristeza de amor’ es Ceferino (Alfredo Landa), un buen profesional de la radio que, tras años en Amèrica regresa a España sin trabajo. Gracias a un amigo Un amigo lo coloca en una modesta emisora para que ponga en marcha un programa nocturno que presentará Carlota (Concha Cuetos), quien fue la que lo echó del medio una década antes. Además d tener que tragarse el sapo de trabajar con su enemiga, Ceferino se ve obligado a incluir en su equipo a Walter (Fernando Hilbeck), un cursi recomendado por una accionista de la emisora con la que tiene algo más que una buena amistad. Pero contra todo pronostico, el programa, en el que se plantean temas novedosos como la homosexualidad o la guerra de sexos, triunfa.

A quien le interesa recuperar, o descubrir, esta interesante serie de la historia de la televisión en España, tiene la posibilidad de hacerlo, gratuitamente, a través de la página web de RTVE Alacarta. Un amplio archivo que guarda muchas más joyas de audiovisuales que ‘Tristeza de amor’.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!