30 años sin el ‘angelical’ Michael Landon

Este jueves, 1 de julio, se cumplen 30 años de la muerte de Michael Landon, uno de los primeros actores de los años 60 que nació, creció y se consagró solamente en la pequeña pantalla, sin necesitar el por entonces todopoderoso cine para ser una estrella mundial. Con solo tres series, Landon se convirtió en un ídolo de masas a nivel planetario. Se hizo popular con ‘Bonanza’, se consagró con ‘La casa de la pradera’ y vivió de rentas con ‘Autopista hacia el cielo’. En estas tres producciones (solo fueron tres ‘pelotazos’ porque, a los 54 años falleció por un cáncer de páncreas), Landon explotó hasta la saciedad su imagen de intachable buena persona, llena de nobles valores y con un amor al prójimo que rozaba la santidad. Pero esta empalagosa imagen funcionó en una sociedad que buscaba ante todo y sobre todo, evasión, optimismo y estabilidad en la tele, para olvidar la Guerra Fría y la Guerra del Vietnam.

Michael Landon, nombre artístico de Eugene Maurice Orowitz, nació en Nueva York en 1936. Creció sano y fuerte. Tanto, que su primer objetivo fue el deporte: era un portento lanzando la jabalina, disciplina atlética por la que consiguió una beca en la prestigiosa universidad de UCLA, en Los Ángeles.

Michael Landon e Yvonne Lime en la película 'Yo fui un hombre lobo'
Michael Landon e Yvonne Lime en ‘Yo fui un hombre lobo’ (1957)

Pero todo se fue al garete cuando sufrió una grave lesión que le obligó a retirarse. Pero su trabajado físico, su cara aniñada y angelical, una cierta aptitud para la interpretación, unido al vivir en el paraíso del audiovisual hicieron que Eugene Maurice Orowitz probase fortuna como actor. Y así, a mediados de los 50, con apenas 20 años, nació Michael Landon.

UN JOVEN LICÁNTROPO

Uno de sus primeros trabajos fue en la película ‘These Wilder Years’ (1956), a la sombra de James Cagney y Barbara Stanwyck. Y un año después logró debutar como protagonista en ‘Yo fui un hombre lobo adolescente’ (1957), infumable película de terror de serie B (se rodó en una semana), pero que con los años se ha convertido en un clásico del género.

El sorprendente éxito que tuvo la película hizo que el productor David Dortort (‘El Gran Chaparral’) se fijase en Landon para interpretar a Little Joe, el hijo pequeño de los Cartwright, ejemplar familia de vaqueros que imponían la equidad y justicia en su floreciente rancho, La Ponderosa. Y así fue como entró en su primer gran proyecto televisivo, ‘Bonanza’, que se convirtió en uno de los grandes éxitos de la televisión y un clásico del género que estuvo en antena nada menos que 14 años.

‘Intro’ de la serie Bonanza
EL PRIMER ‘PELOTAZO’ TELEVISIVO

Estrenada en la cadena NBC el 12 de septiembre de 1959, ‘Bonanza’ fue la primera serie rodada en color y con episodios de una hora. Un dato a tener en cuenta es que, en EEUU, se emitía los domingos por la noche, el mejor horario para una serie marcadamente familiar, con tramas blancas y que fomentaban la igualdad, la justicia y la buena convivencia. Sin duda, el horario fue decisivo para convertirse en líder de audiencia, y estar en antena 14 años.

Michael Landon en 'Bonanza'
Michael Landon en ‘Bonanza’

Las historias de ‘Bonanza’ giraban en torno a los Cartwright. Ben era el patriarca, un hombre sabio que llevaba con rectitud pero justicia las riendas del rancho y de la familia. Ben, interpretado por Lorne Greene (‘Battlestar Galactica’), había enviudado tres veces y cada uno de sus hijos era de una de las tres fallecidas. El mayor era Adam Cartwright (Pernell Roberts), un arquitecto que construyó la casa en el rancho; el mediano era el inmenso y bonachón Hoss (Dan Blocker), y el pequeño era el apasionado Little Joe (Michael Landon).

Las historias se centraban en el día a día en un floreciente rancho, La Ponderosa, en un –relativo- Salvaje Oeste. Se caracterizaba en centrar un episodio en uno o dos de los protagonistas, de forma rotatoria, dejando al resto en un segundo plano, o incluso sin aparecer. También destacó el que los actores siempre utilizaban la misma vestimenta, como si fuera un uniforme. Un recurso genial para reducir costes a la hora de aprovechar secuencias repetidas, y que permitía además una familiarización con los espectadores.

ALUMNO AVENTAJADO

Y Landon, que además de buena apariencia, tenía talento, aprendió mucho en esos 14 años en La Ponderosa sobre cómo explotar su imagen de hombre bueno. Y también sobre la producción televisiva: llegó a escribir y dirigir varios episodios de la serie. Así, cuando acabó bruscamente ‘Bonanza’ (la repentina muerte de Dan Blocker rompió el cuarteto,, y el cambio de horario acabó de hundir las audiencias), Landon ya sabía lo suficiente del mercado televisivo como para lanzarse con una serie en la que, además de protagonista, era productor: ‘La casa de la pradera’.

‘Intro’ y salida de ‘La casa de la pradera’
EL SEGUNDO ‘PELOTAZO’ TELEVISIVO

En enero de 1973 terminó -abruptamente- ‘Bonanza’, y el 30 de marzo de 1974 se estrenó, también en la NBC, ‘La casa de la pradera’, telefilme de dos horas basado en el libro homónimo de Laura Ingalls sobre sus memorias en una granja en el Oeste americano de finales del siglo XIX. Esta ‘tv movie’, que Landon produjo, dirigió y protagonizó, fue un gran éxito, que permitió la realización de una serie. Se estreno en septiembre de 1974, y se convirtió en uno de los grandes éxitos de la televisión estadounidense de la década.

Michael Landon en 'La casa de la pradera'
Michael Landon en ‘La casa de la pradera’

Landon encarnaba a Charles Ingalls, trabajador, afable, comprensivo…., vamos, un padre ejemplar de una familia formada por su mujer, Caroline (la actriz Karen Grassle) y sus hijas Laura (Melissa Gilbert), Mary (Melissa Sue Anderson) y Carrie (las gemelas Lindsay y Sidney Greenbush).

Todo lo que Landon aprendió en ‘Bonanza’ lo aplicó al pie de la letra en ‘La casa de la pradera’. Todas las tramas (algunas de las cuales copió de historias de ‘Bonanza’) tenían el mismo mensaje: la exaltación de los valores tradicionales (buen corazón, familia, hogar y trabajo duro y honrado). Y funcionó tan bien, que estuvo en antena hasta marzo de 1983, y logró varios premios. Casi una década en el aire hizo de esta serie un clásico de la televisión familiar, que triunfó en todo el mundo. Incluida España, donde sus actrices fueron galardonadas con el TP de Oro, e intervinieron en varios programas de TVE. La tele estatal emitió las siete primeras temporadas entre 1974 y 1981.

Eso sí, España, las nueve temporadas completas de ‘La casa de la pradera’ se pudieron ver años después en Tele 5. La cadena privada la recuperó en 1992. Pero ya no fue lo mismo.

PÉRDIDA DE AUDIENCIA

La cancelación de la serie en EEUU fue por la lógica caída de audiencia. Pero como seguía teniendo un gran tirón popular, se produjeron tres telefilmes independientes: ‘Little House: Look Back to Yesterday’ (1983), ‘Little House: The Last Farewell’ (1984) y el navideño ‘Little House: Bless All the Dear Children’ (1984).

Finalizada la exitosa etapa de ‘La casa de la pradera’, y con el título otorgado por la revista ‘TV Guide’ de “Cuarto padre de familia más importante de la historia de la televisión”, un Landon en la cima se lanzó a su tercer proyecto: ‘Autopista hacia el cielo’. Otro ‘pelotazo’ (el primero no ambientado en dl Oeste), en el que llevó sus valores morales a la quintaesencia: encarnaba a un ángel dedicado a hacer el bien en la Tierra.

‘Intro’ de ‘Autopista hacia el cielo’
Y EL TERCER ‘PELOTAZO’ TELEVISIVO

‘Autopista hacia el cielo’ se estrenó cuando aún estaban triunfando los telefilmes de ‘La casa de la pradera’. La cadena NBC (cómo no) emitió el primer episodio de esta serie en septiembre de 1984, y en diciembre del mismo año se ofreció el telefilme ‘Little House: Bless All the Dear Children’. Sin duda, Landon era la gran estrella de la NBC.

Michael Landon en 'Autopista hacia el cielo'
Michael Landon en ‘Autopista hacia el cielo’

Creada, producida, dirigida y protagonizada por Michael Landon, ‘Autopista hacia el cielo’ se centra en las peripecias terrenales de un ángel en prácticas que debe ayudar a personas necesitadas para ganarse un par de alas y el consiguiente lugar en el cielo. En tan loable trabajo cuenta con la ayuda de un amargado policía retirado, que cambiará su agrio carácter en la compañía del ángel. Este ‘sanchopanza’ celestial lo encarnó Victor French, actor que Landon recuperó de su etapa en ‘La casa de la pradera’.

Sin llegar a la popularidad que logró con ‘Bonanza’ y ‘La casa de la pradera’, ‘Autopista hacia el cielo’ también fue uno de los grandes éxitos de la televisión de los años 80, al conseguir estar en antena cinco años consecutivos. Y hubiera podido continuar más tiempo, pero una huelga de guionistas, y una caída en las audiencias llevaron a la NBC a suspenderla en septiembre de 1988. Como aún quedaban varios episodios por emitir, la cadena los fue colocando esporádicamente, hasta agosto de 1989, que ofreció el último (un capítulo de tema navideño que se ofreció en pleno verano). Tampoco hubiera sido fácil continuar, ya que Victor French falleció en junio 1989 de un cáncer de pulmón.

LOS ÚLTIMOS AÑOS

Tras la cancelación de ‘Autopista hacia el cielo’, Landon dirigió en 1990 el telefilme ‘Donde mueren las palomas’ (drama nominado a dos Emmys y en el que él tenía un papel secundario).. Yen 1991 trabajó en el episodio piloto de una nueva serie, ‘Us’, en la que volvía a ser de todo: director, guionista y protagonista.

En ‘Us’, Landon daba vida a un hombre que, tras 18 años en la cárcel, es liberado cuando descubren su inocencia. Pero su vuelta a la vida ‘libre’ no es fácil casi dos décadas después. Su mujer se ha vuelto a casar, y a su hijo en común le había dicho que su padre había muerto.

Quizá esta serie, que quedó solo en un piloto, hubiera sido su cuarto ‘pelotazo’ consecutivo de Landon en la tele. Pero nunca lo sabremos. Falleció de un cáncer fulminante de páncreas el 1 de julio de 1991. Tenía 54 años.

Tráilef del telefilme ‘Michael Landon, the Father I Knew’

Ocho años después de su muerte, su hijo Michael Jr. escribió y dirigió en -¡oh, sorpresa!- la CBS el telefilme ‘Michael Landon, the Father I Knew’. Este ‘biopic’, protagonizado por John Schneider (‘El sheriff chiflado’, ‘Smalville’) y Cheryl Ladd (‘Los Ángeles de Charlie’), ponía al descubierto algunos aspectos negativos de su padre: sus problemas con la bebida y su agitada vida sentimental (tres mujeres y nueve hijos). Pero para la historia de la televisión siempre será Charles Ingalls: un bondadoso padre de familia, recto, honesto y bienintencionado.

close

¡Suscríbete!

¡No te pierdas ninguna actualización y mantente informado de todo lo que sucede en vamos a ver!